Tu Community Manager no debería ser tu cuñado

 

Las redes sociales a estas alturas de 2016 con conocidas por todos, y son muchas las empresas que apuestan por tener un Community Manager para gestionar sus redes. Pero hay algo que nos cuesta recordar: tirar un lápiz por la ventana no nos convierte en físicos, tener una libreta no nos convierte en periodistas, y usar Twitter no nos convierte en un experto en Social Media.

 

El uso de las redes sociales en la población ha aumentado en los últimos años. De hecho, el espectro de edad en el uso de las mismas ha aumentado gracias a Facebook principalmente, donde hasta el 47% de las personas entre 55 y 64 años con conexión a internet en España lo usan (según estudio Social Media OBS).

 

Un mal SEO, la mala selección de contenidos externos, la falta de contenidos propios, incluso ese aspecto ‘cutre’ pueden ser los ‘pequeños’ detalles que nos llevan a pensar que esa presencia virtual no está llevada a cabo por un profesional. Normalmente suele llevarse a cabo por gente de la propia empresa, o familia de los miembros de la misma. De ahí que tu cuñado o tu sobrina, por muy activos que sean en Facebook compartiendo vídeos de PlayGround, no sean Community Manager.

 

Las posibilidades que genera una buena presencia en las redes sociales son varias: desde dar a conocer la marca, pasando por posicionarla mejor, hasta la captación de clientes y su respectiva fidelización. De ahí que cuidar lo que mostramos en ellas sea tan importante. No sólo nos jugamos unas risas a nuestra costa, sino que también ponemos en peligro nuestro nombre, reputación e incluso ventas.

 

El boom de las redes sociales hace que su uso también haya experimentado un aumento considerable entre los pequeños y medianos comercios: no hace falta ser una gran multinacional para poder crear una página de Facebook o una cuenta de Instagram. Según un estudio del SAGE en 2015, el 54% de las pymes españolas tienen presencia en internet, o lo que es lo mismo: 1 de cada 2 ya tienen su perfil creado en alguna de las redes sociales más destacadas.

 

Si cuando tienes problemas legales vas a un abogado, cuando quieras sacar partido a tu empresa en internet acude a un experto en marketing digital y social media.