A día de hoy es innegable que el Inbound Marketing ha transformado la manera de hacer negocios en el mundo. Sin embargo, todavía existen una gran cantidad de empresas que no conocen este concepto, o no saben cuáles son los elementos necesarios para trazar una buena estrategia. En este post te explicaré,  qué es el Inbound Marketing, su metodología y por qué es necesario que lo pongas en práctica.

 

INBOUND MARKETING VS MARKETING TRADICIONAL

 

Ten en cuenta que en el marketing tradicional las empresas se centran en atraer clientes. Para ello, utilizan técnicas que pueden llegar a molestar. Seguro que más de una vez te han llamado a casa a la hora de la comida, al llegar del trabajo o incluso en fin de semana. O te han avasallado por la calle a base de flyers o folletos. Sabes de qué hablo.

Sin embargo, el desarrollo tecnológico actual está proporcionando a los consumidores herramientas de defensa contra las marcas, ya que no quieren sentirse saturados ante tanta publicidad. Algunas de estas armas podría ser los archiconocidos filtros antispam que previenen tu email de correos basura. O los bloqueadores de ventanas emergentes, también conocidos como pop-ups.

Por otro lado, esto conlleva un incremento de gasto y esfuerzo por parte de los anunciantes que luchan incansablemente por llegar a su público objetivo de una manera u otra. En pocas palabras podríamos decir que el marketing tradicional está centrado en las marcas en vez de los clientes, con un estilo de comunicación claramente unidireccional.

Afortunadamente esta mentalidad poco a poco va cambiando, con la intención de crear experiencias agradables en los usuarios, otorgándoles la palabra y el derecho a conversar. Por tanto, a diferencia del marketing tradicional el Inbound Marketing es un modelo enfocado en la satisfacción del cliente.

 

¿POR QUÉ ES NECESARIO HACER INBOUND MARKETING?

 

En el Inbound Marketing es el cliente el que busca información sobre la empresa, y no al revés. Piénsalo, seguramente algunas de tus marcas favoritas lo son porque satisfacen tus necesidades, llevando a cabo una buena estrategia de Inbound marketing. Para ello generan un contenido interesante, como por ejemplo a través de su blog corporativo o mediante opiniones en redes sociales de otros usuarios. Además esto permite reducir costes en las empresas, todos salen ganando.

Básicamente, el Inbound Marketing se centra en las palabras “conversación” y “emoción”. Te lanzo una pregunta, ¿por qué alguien es tu mejor amigo? Seguramente porque al principio tuviste conversaciones con él y con el paso del tiempo cada vez te gustó más su personalidad o su forma de ser, un referente emocional ¿verdad? En el Inbound Marketing ocurre lo mismo.

Actualmente vivimos en un mundo interconectado, con más acceso a la información que necesitamos. Dicho de otra manera, existen más probabilidades de que busques lo que quieres a través de los medios sociales antes que llamar por teléfono.

 

METODOLOGÍA DEL INBOUND MARKETING

 

Algunas empresas, como Hubspot, explican que la metodología del Inbound marketing se resume en 4 etapas:

            -Atracción:

 

El primer paso del Inbound Marketing es atraer usuarios de calidad a tu sitio web para poder convertirlos en visitantes. ¿Por qué deben de ser de calidad? Muy sencillo, porque son los que más probabilidades tendrán luego de convertirse en leads o usuarios que se han mostrado receptivos para un posible proceso de compra.

 

Algunas herramientas que puedes utilizar en esta fase son el posicionamiento SEO, el blogging o las redes sociales.

            -Conversión:

 

De acuerdo, ya han llegado a tu sitio web. ¿Y ahora qué? Como te expliqué anteriormente ahora debes recopilar información sobre estos usuarios para poder estrechar lazos emocionales con ellos.

 

Evidentemente cuanta más información obtengas de tus usuarios más sencillo te resultará adaptarte a sus necesidades. Piensa que para ponerte en contacto con ellos  de una manera más personalizada deberás conseguir, como mínimo, sus correos electrónicos.

 

Estarás pensado “claro, eso es muy fácil de decir pero… ¿cómo lo hago?”. Es cierto, los usuarios suelen ser reacios a entregar su información personal sin obtener nada a cambio. Por tanto, necesitas ofrecerles algo como una descarga gratuita, un descuento, una oferta. ¡Es hora de estrujarse la materia gris!

            -Cierre:

 

Finalmente lo hemos conseguido, ya tenemos información de nuestros posibles clientes recopilada en nuestra base de datos. ¡Es hora de aprovecharla! Utiliza estrategias de email marketing o, si lo tienes, un buen sistema CRM que analice el mejor momento para transformar estos leads en ventas. ¡Ya casi lo tienes!

            -Complacer:

 

¡Enhorabuena! Has obtenido ventas. ¿Eso quiere decir que se ha acabado tu estrategia de Inbound Marketing? ¡Ni mucho menos! Recuerda que es más beneficioso fidelizar un cliente que atraer a uno nuevo.

 

Ahora debes asegurarte de que tu cliente está satisfecho y contento con la compra realizada. Hay que seguir el proceso, quién sabe, lo mismo hasta comparten en sus perfiles de redes sociales el buen trato que le has dado o lo mucho que le gusta tu producto.

 

Una buena manera de asegurarte de ello es a  través de encuestas de satisfacción que te ayuden a mejorar los procesos de compra de tu empresa y en definitiva, mejorar la experiencia del cliente.

¿Ya te has animado a crear tu propia estrategia de Inbound Marketing para hacer crecer tu negocio? ¿Ponemos en práctica estos consejos? Tal vez te podamos ayudar en los comentarios.