Con el término marketing digital nos referimos a la implementación de estrategias de comercialización realizadas, en este caso, en el mundo online.

Lógicamente, esta no se limita a una mera asimilación de las técnicas de marketing que se realizan en el mundo offline, sino de la creación de nuevas estrategias que comprendan las características del mundo digital como la inmediatez, la constante creación (y uso) de nuevas herramientas o la posibilidad de medir en tiempo real los resultados de una campaña de marketing.

 

En Internet, nuestro negocio tiene la oportunidad de compartir información gracias al poder de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y las redes sociales. El mundo digital funciona, no sólo como un lugar donde ofrecer información y consumirla, sino como lugar de reunión y creación de comunidades, donde se establecen fluidas relaciones y se generan opiniones.

 

A diferencia del marketing tradicional, en el digital el protagonista no es nuestro negocio, sino el usuario, aquel que hace uso de nuestro producto y que, además, tiene toda la libertad de internet para expresar su opinión a todo lo largo y ancho del mundo digital.

 

Por tanto, el marketing en el mundo digital supone la implementación de estrategias centradas en la interacción con el usuario allá donde está, desde los motores de búsqueda (Google, Bing, Yahoo, …), las Redes Sociales o las tiendas online donde el usuario tiene la posibilidad de escribir reseñas o comentarios sobre nuestro producto o servicio.

 

Nuestro Marketing Digital debe apostar por estar en todos los espacios donde nuestros usuarios están, interactuando con ellos, mejorando nuestro posicionamiento en los motores de búsqueda y analizando la información u opiniones sobre nuestro producto o servicio que aparezcan en el mundo digital.